Difusión de la Espiritualidad Montfortiana

E

l pensamiento y la doctrina de san Luis María de Montfort se pueden sintetizar en los siguientes elementos:

a) Es una espiritualidad Sapiencial

El P. de Montfort tuvo una fuerte experiencia de Jesucristo a lo largo de sus 43 años de vida, y lo más característico de esta experiencia es el modo como percibe a la persona de Jesús: Sabiduría eterna y encarnada. Su gran pasión fue buscar, conocer y amar la Sabiduría de Dios manifestada en la persona de Jesús, y hacer que los demás la conocieran, la amaran y la siguieran como culmen de la vida cristiana.

Para el P. Montfort, Dios no nos ha dado otro fundamento de salvación que Jesucristo, pues sólo en él habita la plenitud total de la divinidad y todas las demás plenitudes de gracia, virtud y perfección. Todo edificio que no esté construido sobre esta roca firme, se apoya en arena movediza, y se derrumbará tarde o temprano.

b) Es una espiritualidad Mariana

La experiencia de María que tuvo el P. de Montfort constituyen una de las grandes espiritualidades marianas de la Iglesia.  Montfort ve en María el medio que Dios escogió para darnos al Salvador, y a la vez, descubre en Ella, el camino corto, fácil, seguro y perfecto para llegar a la unión con Jesucristo. 

Nos dice: “La plenitud de nuestra perfección cristiana consiste en asemejarnos, vivir unidos y consagrados a Cristo (…) María es la criatura más semejante a Jesucristo, por consiguiente, la devoción qué más nos consagra a Él es la devoción a su santísima Madre. Tanto más te consagres a María, tanto más te unirás a Jesucristo” VD 120

c) Es una espiritualidad Bautismal

Descubrió el P. de Montfort en la persona de Cristo-Sabiduría el modelo de consagrado y enviado del Padre, y como Jesús quiso ser él consagrado y enviado, es decir, misionero. Se dio cuenta que renovando la promesa del Bautismo y entregándose a Jesucristo por manos de María, podía llegar a serlo.  Y lo logró.  Montfort le dio tanta importancia a la vida bautismal que en sus misiones hacía renovar las promesas bautismales a quienes participaban de la misión, y añadió más tarde a su nombre de pila, el de “Montfort”, lugar de su nacimiento y de su bautismo.

Difusión de la Espiritualidad Montfortiana

Si deseas profundizar en el tema puedes adquirirlo en nuestra librería

Consagrados Montfortianos

S

on laicos que queriendo ser testigos del Evangelio, se comprometen a vivir las exigencias del bautismo a través de una consagración total a Jesucristo por manos de María.  Dicha práctica fue vivida y enseñada por san Luis María de Montfort.

La finalidad de la consagración es vivir con mayor radicalidad y compromiso la vida bautismal acompañados de María, con el propósito de establecer y extender su reinado en nuestras almas, para hacer reinar más perfectamente en ellas a Jesucristo.

¿Cómo hacer la consagración?

El P. de Montfort propone un itinerario de preparación organizado en 4 etapas: etapa de vaciamiento, etapa de conocimiento de sí mismo, conocimiento de María y conocimiento de Jesucristo.

Centro Mariano Montfortiano

Puedes comunicarte a los teléfonos: Fijo 57-1 927 54 75 • Cel 57 311 542 6507

Allí puedes recibir preparación y acompañamiento para esta consagración

Acogida y atención en casa de retiros

O

 tra manera de evangelizar y de difundir nuestra espiritualidad montfortiana es el servicio que se presta en nuestra casa de retiros Villa Montfort, ubicada en Cumaral – Meta.

A través de esta labor, queremos ofrecer a todos nuestros visitantes y grupos apostólicos un clima de silencio y soledad,  oración y recogimiento interior, que les  permita tener un encuentro personal con Dios y consigo mismo.  En muchas ocasiones vamos por la vida como a galope, ¡siempre con prisa!  Es necesario detenernos y preguntarnos: ¿Qué estoy haciendo con mi vida?, ¿está cada cosa en su sitio? La familia, el trabajo, mi vida cristiana, mis amistades, etc., o ¿tengo que redimensionar algún aspecto de mi vida?

La casa de retiro de Villa Montfort te ofrece ese espacio de soledad, sosiego, serenidad y vida interior. ¡Visítenos!